You are here

Poder local: porcentaje de mujeres alcaldesas electas

América Latina, El Caribe y La Península Ibérica (29 países): Mujeres alcaldesas electas, último dato disponible (En porcentajes)
Corresponde al porcentaje de mujeres electas como alcaldesas para un periodo de gobierno local. El nombre del indicador queda determinado por la mayor frecuencia con que se alude a este cargo en América Latina y el Caribe, no obstante considera a intendentes, prefeitos, síndicos, presidente municipal.

Análisis

En comparación con los avances logrados en los puestos de elección popular de nivel nacional, la participación femenina en el poder local ha avanzado a un ritmo más lento, y los resultados que se observan son limitados. El promedio de mujeres presentes en las alcaldías equivale, por lo general, a menos de la mitad del las mujeres que participan a nivel regional en los gabinetes ministeriales, parlamentos y cortes superiores de justicia.

En la mayoría de los países de América Latina y el Caribe (19), el porcentaje de alcaldesas electas se sitúa por debajo del 15%, y el promedio latinoamericano llega solo al 13,4% para el año 2016, cifra levemente superior a los 12,1% observados en el 2014.

Solo dos países de la región superan el 30% (Cuba, con un 39,3%, y Nicaragua, con un 40,1 % de alcaldesas), proporción que habitualmente se considera equivalente a una masa crítica capaz de generar cambios. Otros dos países, Suriname y Jamaica, se acercan a este umbral, con cifras por encima del 25%.

Esta situación resulta preocupante ya que, como afirma el PNUD, “la presencia mayoritaria masculina en los cargos ejecutivos (municipales y de segundo nivel) permite aseverar que los hombres participan decisivamente del diseño y la instrumentación de políticas públicas y gozan de un mayor acceso a los recursos derivados del poder político territorial. Esto es problemático dado que los cargos subnacionales han ganado niveles de autoridad política y autonomía fiscal sin precedentes históricos en la región” (PNUD, “Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014. Seguridad ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina”, pág.70).